Warren Buffett: la inversión como pasión

Hoy en DAYOK hemos decidido traerles un contenido más personal. Hace unos días, seguramente todos los amantes del mundo de la inversión celebraron el 90 cumpleaños de Warren Buffett. Nosotros quisimos aprovechar este espacio para hablar de este hombre y cómo ha influenciado nuestras vidas. Seguramente encontrarás en otros espacios los aportes que ha realizado al mundo de la inversión pero, ¿ha significado algo para ti? Para nosotros sí, y queremos compartirlo.

¿Quién es Warren Buffett?

Podríamos decirte muchas cosas de él. Por ejemplo, que es uno de los analistas fundamentales más famosos y exitosos de la historia, que es el fundador y director de Berkshire Hathaway o que es el inversor a largo plazo con más éxito de todos los tiempos con una tasa de retorno compuesta de 22,3% , que es igual que decir 128, 515% en 36 años.

Sin embargo, el primer encuentro con la vida de este hombre brillante no fue a través de su modelo de inversión, ni con sus ganancias. Warren Buffet es un hombre de principios.

Es un hombre que ha mantenido su visión acerca del mundo que le apasiona y es esto lo que lo ha llevado tan lejos.

Cómo invertir, cómo vivir.

Cuando ves filmes como “El lobo de Wall Street” o “La gran apuesta” terminas con una imagen negativa de esta profesión. Aunque no nos interesa debatir sobre la moralidad en la bolsa, sí es posible decir que Warren Buffet es un ejemplo de lo contrario.

El “Oráculo de Omaha” tiene una frase muy especial para DAYOK porque fue lo primero que conocimos de él. 

“Continúo pasando la mayor parte del día simplemente sentado y pensando. Esto es algo muy infrecuente en los negocios americanos. Yo leo y pienso. Como paso más tiempo leyendo y pensando, tomo muchas menos decisiones impulsivas que el resto de los hombres de negocios. Lo hago porque me gusta este estilo de vida”.

Si algo tienen en común los filmes que mencionábamos es el ritmo. Un ritmo frenético que te hace pensar que lo único que importa en este sector es tomar decisiones rápidas. Sin embargo, un día, dando vueltas por Youtube, nos encontramos con este hombre que prefiere pensar. 

Esta idea es más profunda de lo que parece a simple vista. Es necesaria una inmensa confianza en lo que se hace para no dejarse arrastrar por la marea. Warren Buffett decidió convertirse en marea. 

A medida que nos acercamos más a esta figura descubrimos que su fortaleza para luchar en contra las corrientes no lo aplicaba solamente a su profesión. Existen dos ejemplos muy comentados en Internet: 

Su coche, el cual en lugar de cambiar anualmente, como fácilmente pudiera hacer, conducía un Cadillac DTS de 2006, que cambió en 2014 por un Cadillac XTS, que tenía un precio de salida de 44.600 dólares (en torno a 38.800 euros). 

El segundo ejemplo es su casa, la cual compró por 31.500 dólares (algo más de 27.400 euros) en 1958. Ajustando la inflación, equivaldría a 250.000 dólares (unos 217.000 euros) a precios actuales. Actualmente, vale 652.619 dólares (cerca de 568.000 euros).

¿Dónde vamos con esto? Pues que conocer la forma en la que este hombre ha vivido, reafirma que el éxito se esconde tras hacer algo que te apasione, en tus propios términos. ¡Sé fiel a tu visión!

Warren Buffett: La gente que te rodea.

Esto no significa que debas tener siempre la razón, o que no puedas entender y adoptar las ideas de otros. Al contrario, su siempre será mejor “(…) salir con gente mejor que tú. Elige compañeros cuyo comportamiento sea mejor que el tuyo y tú irás en esa misma dirección”. 

Muchas personas pueden hablar sobre el valor de la amistad y de crear un equipo que comparta tu visión (no que te dé la razón en todo). Pero, ¿cuántos pueden decir que continúan trabajando con un amigo en este mundo tan volátil, donde siempre hay mucho en juego? Pues la amistad de Buffett con Charles T. Munger ya tiene décadas.

Según muchos testimonios suyos en Internet, hay cuestiones en las que están en total desacuerdo, pero nunca han discutido.

¡Cuida de quien te rodeas!

Tanto como amigo como jefe, la visión de Buffet es clara: “(…) cuando contratas a alguien debes buscar tres cualidades: integridad, inteligencia y energía y, si la persona que contratas no tiene la primera, las otras dos te matarán. Si lo piensas tiene sentido. Si contratas a alguien sin integridad, realmente debes querer que sea tonto y perezoso”.

“El tiempo es amigo de los negocios buenos”.

Este hombre no percibe los negocios cómo algo efímero. Sus inversiones van dirigidas a establecer una relación a largo plazo. Un matrimonio. De hecho, si su análisis no le lleva visualizar el futuro de la relación, no da el paso.

Algunos de los que se consideran errores en su carrera han sido a causa de la inacción. Pero el balance de su visión es positivo.

Si no lo entiende, no invierte. Sencillo ¿cierto? Pues una vez más lo sencillo porta una gran enseñanza. Es muy fácil encandilarnos con la “acción” de moda o el consejo de un amigo que es “especialista” y encontrarnos totalmente fuera de nuestra zona de confort sin ideas claras de lo que hacemos o deberíamos hacer. El resultado muchas veces es fácil de adivinar. 

Esta es la última de las enseñanzas de Warren Buffett que queremos compartir es esta: 

¡Mantenlo simple!

Para nosotros estas son algunas de las ideas del “Oráculo de Omaha” que más nos han influenciado. Pero no somos los únicos. Haciendo una búsqueda en la web pudimos resumir algunas de las ideas más frecuentes alrededor de la visión de este hombre que a continuación les compartimos:

Simplicidad: Son fáciles de entender y fáciles de administrar. 

Previsibilidad: Sus beneficios pueden ser pronosticados con relativa fiabilidad.

Alto retorno en capital, conseguido sin malabarismos contables o exceso de deuda.

Empresa con fuerte generación de flujos de caja.

Dirigidas por gerentes que buscan generar valor para el accionista.

Inversiones siempre a largo plazo.

Nunca dejarse llevar por las modas.

¿Acaso a ti también las palabras y acciones Warren Buffett te han hecho reflexionar? Déjalo en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *