Malgrat del Mar: un destino vacacional para toda la familia

Pero cuidado con los piratas

¡Estas cometiendo un error si escuchas hablar de la Costa del Maresme y solo piensas en la playa! Hay mucho más. Hoy hablaremos de  Malgrat de Mar, un sitio donde las personas no querían vivir y hoy está certificado como destino de “Playa en Familia”. Es, sobre todo, un sitio donde puedes escapar del mundo.

¿Recuperar energía o un turismo vacío?

Es curioso que la palabra vacaciones esté emparentada con la palabra vacío. Vacaciones es el nombre de acción del verbo vacare del latín, el cual significa “estar vacío”.

Lo que encuentro personalmente curioso de esta familiaridad, es que tantos años después, nuestro mundo esté organizado de tal forma que podemos ir de vacaciones, con los seres que más amamos y aún así, continuar pensando en el trabajo. Incluso luego de pasar todo un año pensando únicamente en salir a vacacionar.

La insatisfacción constante se materializa en el vacío.

Pero existen lugares que si les damos la oportunidad, no permitirán que esto nos suceda. Hoy quiero contarte por qué Malgrat de Mar es uno de estos sitios.

Estamos hablando de una tierra que era  asolada  por piratas, donde nadie quería vivir y se convirtió en un referente de la tranquilidad familiar. 

¡No me vas a negar que este sitio tiene su propio carácter!

¿Por qué Mal Grat?

El nombre original de este pueblo era Vilanova de Palafolls. Se le denominó así al primer núcleo de Palafolls (pueblo del interior) que se formó junto a la línea de la costa. 

Los primeros habitantes fueron forzados a vivir allí y fueron “sin demasiado entusiasmo” (de mal grat) debido a las altas probabilidades de ser atacados por corsarios y perderlo todo.

Hoy es menos probable que te ataque un galeón en sus costas, pero visitar Malgrat de Mar continúa siendo una aventura. Esto te lo digo de primera mano porque allí tuve una de las experiencias más bellas de mi vida ¿te la cuento?

¡Malgrat: Un soplo de entusiasmo!

Resulta que yo conocí Malgrat de Mar durante la pandemia del Covid 19. Llevaba meses sin salir de casa, o debería decir sin salir de la rutina. Tu sabes bien que no se necesita una pandemia global para que nos aferremos a nuestras rutinas y nos dejemos arrastrar al vacío.

Pues mi estado mental no era el mejor. Ha sido un año muy estresante, con cosas buenas y malas, como todos; pero dentro de ese contexto de incertidumbre que fueron los primeros meses de pandemia, todo parecía irrelevante.

Como llegué de noche, no presté atención a la ciudad. Sin embargo, bien temprano, a la mañana siguiente, decidí salir a caminar. Aún no veía el sol y yo andaba sin un rumbo determinado. Mirando el suelo.

Casi sin darme cuenta, mis pies comenzaron a caminar sobre la arena. Levanté la vista y tenía el mar delante de mí. ¡Estaba en el paseo marítimo de Malgrat de Mar!

Sólo fue necesaria una respiración profunda para llenar mis pulmones de aire de mar y expulsar de mi cuerpo el vacío. Un segundo fue suficiente para enamorarme de Malgrat de Mar. 

Para mí fue su aire, pero quizás para ti sea otra de las tantas cosas que tiene este sitio mágico lo que te enamore; ¿quieres conocer algunas? 

Pues déjame mostrarte los sitios que fui descubriendo poco a poco y que seguramente harán que tú y tú familia tengan unas vacaciones únicas.

¿Qué ofrece el mar en Malgrat?

Seguramente si deseas informarte de esta ciudad estés buscando un ambiente de playa. Así que te voy a contar cuales vas a encontrar aquí, porque aunque hay mucho más que ver, sus playas son mágicas.

La platja de l’Astillero

Esta playa es la que está situada en la zona más turística de la población, en donde están la mayoría de los hoteles, picnics y zonas de acampada.

Para los más curiosos, es posible realizar una ruta a pie desde el pueblo hasta las antiguas minas que, además, pasa por las ruinas de la masia de Can Palomeres, que le da nombre al lugar.

La platja del Centre

Mi preferida porque fue la que me dio la bienvenida. Se extiende paralela al paseo marítimo y, como su nombre indica, es la más próxima al centro histórico de la población.

La platja de la Conca

Es la playa más larga de la población y está situada en un entorno natural, semiurbano.

Se caracteriza por tener una zona de dunas, que se han convertido en reserva natural para ayudar a recuperar la flora autóctona. Es uno de los pocos lugares, dentro de la provincia de Barcelona, en donde entra en contacto directo un espacio natural con la playa.

La platja de la Punta de la Tordera

La platja de la Punta de la Tordera es la última zona de playa de la población, situada junto a la desembocadura del río Tordera.

También es espacio protegido, y es ideal para ir a observar la flora y las aves que tienen el Delta del Tordera como su espacio natural.

¡Malgrat es más que Mar!

Los parques fueron algo inesperado. Cuando llegas a un lugar conocido por sus playas no crees que encontrarás zonas verdes para que tu familia pueda sentarse a la sombra a ver jugar a los pequeños.

Pero este sitio tiene mucho de esto.

El Parc del Castell

Considerado como un parque urbano, está situado en la zona más elevada de Malgrat de Mar, desde donde se disfruta de excelentes panorámicas sobre todo el municipio y sobre los alrededores. Llegándose a divisar, incluso, el Castell de Sant Joan, en la vecina población de Blanes.

El parque se urbanizó en 1959, en la colina en donde estaba la antigua torre de vigía, que todavía hoy se conserva. Cuenta con más de 125 especies vegetales diferentes, repartidas por toda su extensión, todas ellas perfectamente rotuladas e identificadas, para satisfacción de los visitantes más curiosos y observadores.

El Parc de Francesc Macià

Además de las cuatro zonas de playa, el parc de Francesc Macià es el lugar más interesante y divertido de Malgrat de Mar para llevar a los más pequeños de la familia. Un parque vallado, pero de libre acceso durante las horas de apertura.

Está situado junto a la riera de Palafolls, y se construyó sobre unos antiguos campos de cultivo. La parte más antigua del parque se inauguró en enero de 2001, y la más moderna en febrero de 2007, aunque en 2015 todo el conjunto se sometió a una exhaustiva remodelación.

Considerado uno de los lugares más populares del Maresme, tiene una extensión de 50.000 m2, y cuenta con diversos espacios polivalentes, zona de juegos, picnic y un anfiteatro.

Una de sus peculiaridades es la variedad de esculturas gigantes, que le dan ese punto de singularidad y magia que hace sentirte como Gulliver en el país de los gigantes cuando entras en él.

En medio de un escenario de cuento de hadas, puedes irte tropezando con lápices gigantes, pedazos de tartas, la casita de Hansel y Gretel o las flores de Alicia en el País de las Maravillas… En su acceso principal, la fachada de un impresionante castillo de hadas se encarga de darte la bienvenida.

El centro histórico y el patrimonio arquitectónico

Para los forasteros como yo, el centro histórico de Malgrat de Mar es quizás la zona menos conocida de la población, debido a su fama de “sol y playa”, por lo que te va a sorprender gratamente dar un paseo y descubrir los edificios patrimoniales más emblemáticos de la población.

La Parroquia de Sant Nicolau

Conocida como la “Catedral de la Costa” por sus dimensiones, es un templo de estilo neoclásico construido a mediados del siglo XVIII, y dedicado a Sant Nicolau de Bari, patrón de Malgrat de Mar.

De hecho sorprende encontrarte una construcción tan grande en un pueblo de las dimensiones de Malgrat de Mar.

Dicen los entendidos que el estilo de la construcción sigue la línea de la iglesia de Il Gesú de Roma, edificio que marcó la manera de construir durante la época moderna.

La Casa de la Vila

Como ocurre en otras poblaciones del Maresme, también en Malgrat de Mar se conservan diferentes construcciones de estilo modernista, la mayoría de ellas construidas por encargo de industriales nacidos en la población. Uno de estos edificios modernistas es el del ayuntamiento de la población, pero que ya se mandó construir para desarrollar su función consistorial.

Les Peixateries Velles

Otro lugar patrimonial interesante está relacionado con el comercio. Aunque a día de hoy, el mercado de abastos de Malgrat de Mar está en un edificio cubierto, a finales del siglo XIX se celebraba en un espacio abierto, donde había algunos elementos fijos.

De esos elementos, todavía se conserva la piedra en la que se exponía el pescado que estaba a la venta, situado justo enfrente de la fachada lateral del edificio del ayuntamiento.

Can Clapers o La Cooperativa

Can Clapers es uno de los edificios más antiguos de Malgrat de Mar, en el que las últimas restauraciones han dejado al descubierto diferentes restos arqueológicos. Originalmente fue residencia de la familia noble dels Clapers (o Desclapers), que le da nombre.

Esta casa señorial del siglo XVI, de aspecto fortificado, destaca especialmente por las garitas de las esquinas superiores y el escudo de armas sobre la puerta de entrada.

A lo largo de su historia ha desempeñado diferentes funciones, tales como: hospital de sangre en el siglo XVIII, casino en el siglo XIX o cooperativa obrera de consumo durante el XX.

Actualmente es la sede de la biblioteca municipal de la población, conocida como “La Cooperativa”.

La Torre de la Viuda de Can Sala

También llamada Torre d’en Riera, la Torre de la Viuda de Can Sala es quizás el edificio modernista más emblemático de todos los que se conservan en Malgrat de Mar, además de estar catalogado como bien cultural de interés local.

Especialmente interesante por la riqueza de los ornamentos exteriores, destacan los trabajos en forja de las barandillas onduladas, los de piedra tallada y el trencadís de cerámica, como el que reviste el torreón que la corona en la esquina.

¡Comer de Bon grat!

La Gastronomía de Malgrat de Mar tiene entre sus productos típicos la escarola y les mongetes del ganxet. Y, por supuesto, su proximidad al mar hace que también sea interesante su oferta en pescados y mariscos.

Una buena alternativa para disfrutar de su gastronomía es acudir a visitar la población coincidiendo con alguna de las jornadas gastronómicas que se organizan desde el Consorcio de Promoción Turística Costa Barcelona-Maresme.

La comida en particular yo no pude disfrutarla del todo debido al coronavirus. Pero por favor, cuéntame en los comentarios qué te pareció a tí. ¡Me muero por saber!

Pero lo más importante, deseo que me cuentes qué otros sitios encontró tu familia durante su aventura en Malgrat de Mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *